Los socialistas, que ya denunciaron en diciembre el impago de la paga extra a las empleadas de ayuda a domicilio, lamentan que la empresa vuelva a ‘reírse’ de sus trabajadores al pagarles sólo el 50% de su nómina de diciembre

La concejala del Grupo Municipal Socialista, Susana Hernández, se ha unido esta mañana a los trabajadores y trabajadores del servicio de ayuda a domicilio en sus reivindicaciones frente a la puerta del Ayuntamiento de Murcia.

Después del impago de la paga extra, que aún no han percibido, las empleadas de ayuda a domicilio, servicio prestado en nombre del consistorio, han recibido sólo un 50% de la nómina de diciembre, “con el consecuente perjuicio para unas profesionales que prestan un servicio importantísimo para el municipio”, ha explicado la edil socialista.

“El equipo de Gobierno del PP y la empresa concesionaria del servicio de ayuda a domicilio se están riendo de los trabajadores y de todos los murcianos. Por un lado, en mayo de 2015 la señora Pelegrín aseguró que en enero saldría un nuevo concurso para adjudicar el servicio y prometió a las trabajadoras que no se repetirían los problemas en la falta de pago. Ahora nos dicen que la redacción del nuevo pliego de condiciones va a tardar meses en salir, por lo que es posible que la empresa actual cumpla los dos años de prórroga firmados el pasado mayo. Por otro lado, la propia empresa que, sabiendo que cuenta con el apoyo del PP, sigue cobrando del Ayuntamiento pero no pagando a sus empleadas”, ha indicado Hernández.

La concejala socialista ha lamentado que “a respuesta de la Gerencia de la empresa fuera que el Grupo Socialista no sabía de qué hablaba, “puesto que se ha demostrado que nuestras sospechas y denuncias responden a una realidad: se están vulnerando los derechos de unas trabajadoras que cumplen una función esencial para cientos de vecinos y vecinas del municipio”.

La concejala del PSOE ha exigido al equipo de Gobierno que “tome medidas de una vez y deje de escurrir el bulto” y ha instado a los concejales Concepción Ruiz y Eduardo Martínez Oliva, “a no mantener contratos con empresas que vulneran descaradamente los derechos de sus empleados”.