El Grupo Socialista recuerda que el Equipo Municipal de Atención a la Violencia contra la Mujer (EMAVI) atendió en 2015 unos 300 casos de violencia de género, por lo que hay que garantizar la asistencia a las mujeres que sufren maltrato

La concejala del Grupo Municipal Socialista, Susana Hernández, defenderá en el Pleno del Ayuntamiento de Murcia del próximo jueves una moción en la que solicita que el Servicio Municipal de Vivienda ceda al servicio de Bienestar Social una vivienda como piso tutelado para la atención a mujeres que sean víctimas de violencia machista. Este inmueble deberá ser puesto a disposición al Equipo Municipal de Atención a la Violencia contra la Mujer (EMAVI).

En la moción, la edil socialista recuerda que la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección I Integral contra la Violencia de Género, establece que “la violencia de género no es un problema que afecte al ámbito privado. Al contrario, se manifiesta como el símbolo más brutal de la desigualdad existente en nuestra sociedad. Se trata de una violencia que se dirige sobre las mujeres por el hecho mismo de serlo, por ser consideradas, por sus agresores, carentes de los derechos mínimos de libertad, respeto y capacidad de decisión”.

A juicio de Susana Hernández, la puesta en marcha de este piso tutelado facilitará la vuelta a la normalidad de aquellas mujeres que han pasado por las casas de acogida y que ya han sido capaces de afrontar una nueva situación. “Desde el Grupo Socialista queremos trabajar para que las víctimas puedan incorporarse con dignidad a sus vidas”, precisó. “Por eso es necesario que los recursos del Ayuntamiento se pongan a disposición de estas mujeres”.

Según los últimos datos que facilitó el Ayuntamiento en noviembre del pasado año, el EMAVI había registrado 274 casos en los meses transcurridos de 2015 (180 españolas y 94 extranjeras), 8 más que en el mismo periodo del año anterior, y atendió un total de 1.802 intervenciones (consultas, llamadas telefónicas, etc.). En cuanto a las edades de las mujeres que requirieron la participación del equipo, la mayoría se situaban en los grupos de edad entre 30 y 40 años (35,4%) entre 40 y 50 años (26,6%).

De estos casos, en 176 (64%) constaba denuncia por violencia de género y en la mayoría de los casos (89%) sin denuncia por quebrantamiento de la orden de alejamiento ni por incumplimiento de la pensión de alimentos (95%).

Las 274 madres afectadas sumaban un total de 404 hijos. En cuanto a los agresores, en el 53 por ciento de los casos es la expareja, en el 40 por ciento la pareja, y en el 79 por ciento de las situaciones no convive con ellos. Uno de los recursos dispuestos por el Ayuntamiento para los casos que así lo requieren son dos casas de acogida –en las que este año han residido 5 mujeres y 9 niños-, que están ocupadas actualmente por 2 mujeres y 5 menores.