Ambas formaciones muestran su malestar por el recorte en la planificación educativa de una línea de Infantil en los centros públicos, que son muy demandados por los padres y madres de la pedanía

El Grupo Socialista en la Junta de Sangonera la Verde y el Grupo Municipal de Cambiemos Murcia denuncian que la Consejería de Educación haya previsto eliminar la tercera línea de Educación Infantil que el próximo curso 2016/2017 correspondía al colegio público Nicolás Raya.

Según Antonio Benito, vocal del PSOE en la Junta Municipal de Sangonera la Verde, tanto este colegio como el otro centro público, el CEIP Delgado Dorrego, han recibido una gran demanda de plazas de infantil para el próximo curso. Frente a esta situación, el gobierno del Partido Popular decidió a final de curso recortar en la educación de los más pequeños del pueblo, negándose a habilitar las cinco líneas para niños y niñas de 3 años que se ofrecían cada año entre ambos colegios. Esto ha provocado, por una parte, un aumento de la ratio de alumnos por aula, saturando ambos centros, y por otra, que los padres y madres cuyos hijos no tuviesen plaza se vean dirigidos a otros centros, fundamentalmente concertados. Según el vocal socialista “la situación de las escuelas públicas de Sangonera es insostenible, y esta decisión ha venido a empeorar aún más la situación”.

Para Nacho Tornel, concejal de Cambiemos en el Ayuntamiento de Murcia, esta realidad se constata en las quejas de las familias adscritas al CEIP Delgado Dorrego por saturación, precisamente, de la línea de 3 años. “Eliminar un aula de infantil provoca la desaparición de toda una línea al cabo de seis años”. El edil considera, en este sentido, que se alimentan los temores por la pérdida en la calidad educativa cuando se reduce el número de aulas, cuya consecuencia inmediata es la saturación de las restantes. A su juicio, “la libertad de elección de centros se elimina cuando una familia no puede optar al centro público que desea”.

La situación ha empeorado en los últimos días ya que a última hora se han incluido nuevas matriculaciones en ambos colegios, lo que ha llevado a que en ambos centros se haya previsto tener a 28 niños y niñas de 3 años compartiendo una misma clase de reducidas dimensiones. Por ello, desde el PSOE y Cambiemos entienden que esto supone un agravio comparativo con aquellos padres y madres que aun queriendo uno de estos centros públicos para sus hijos, se les ha invitado a pedir plaza en otros centros.

Tanto Benito como Tornel también denuncian que “la gestión política de la educación pública en Sangonera la Verde es calamitosa, como vienen demostrando las protestas de los padres y los parches que se están poniendo al problema de fondo, que es el de la carencia de instalaciones y la inadecuación de las actualmente disponibles”, por lo que exigen a las autoridades educativas que “se sienten a negociar con los equipos directivos de ambos centros, con las padres y con las madres y que se mantenga la oferta de una quinta línea de Educación Infantil”. También solicitan que se reconozcan las necesidades educativas de ambos centros y que se ponga sobre la mesa una planificación escolar adecuada a la realidad y a la promoción de los centros públicos.

Desde el Partido Socialista de Sangonera la Verde muestran su más firme rechazo a este nuevo hachazo a la educación pública regional, cometido en este caso contra la ciudadanía de Sangonera la Verde. “No es de recibo que mientras que el Gobierno regional del Partido Popular modifica partidas de gasto para poder seguir pagando asesores y cargos de confianza siga recortando en la educación de los más pequeños. Vemos con preocupación que este proyecto político del actual Gobierno regional es heredero del nefasto modelo que viene sufriendo la Región de Murcia desde hace 21 años que gobierna el PP”.

A esto, Cambiemos Murcia ha añadido que “existe un ataque generalizado hacia los grupos de 3 años en toda la Comunidad Autónoma”, lo que es “signo de una planificación a largo plazo cuyo objetivo es eliminar líneas completas en la enseñanza pública”.