El Grupo Socialista pidió hace un mes la antigüedad del personal empleado, y a qué servicios estaban adscritos, “porque no queremos pensar que sean un lugar para colocar a militantes del PP”

La concejala Maite Espinosa se pregunta por qué el concejal de Fomento, Roque Ortiz, sigue guardando silencio un mes después de solicitarle información sobre quiénes forman parte de la Brigada Cívica de Limpieza anunciada a bombo y platillo por esa Concejalía.

“Además de descalificar personalmente a quienes hacemos nuestro trabajo de oposición, nos gustaría que Ortiz respondiera con la misma rapidez a las peticiones que le hacemos”. Y ello, porque “no queremos pensar que el silencio del concejal Roque Ortiz obedezca a que no exista una reorganización dentro de la empresa concesionaria del servicio de limpieza, sino que estas brigadas sean un lugar para ‘colocaciones’ de militantes y simpatizantes del Partido Popular”.

La edil socialista dirigió el pasado 8 de julio una comunicación interior a Roque Ortiz en la que solicitaba la relación de trabajadores que han sido asignados a esas brigadas, la fecha de antigüedad en la empresa, así como el puesto o servicio al que estaban adscritos y antigüedad en el mismo.

Espinosa ha recordado que “el mayor contrato del Ayuntamiento de Murcia es el que mantiene con la empresa concesionaria del servicio de limpieza, Cespa. Un contrato que costará a todos los murcianos unos mil millones de euros durante los próximos veinte años de vigencia”.

Por ello, la concejala del PSOE cree que el edil del PP debería centrar su atención en asegurar el buen funcionamiento del servicio de limpieza y controlar el debido cumplimiento del contrato “que incluye la obligación por parte de la empresa concesionaria de realizar campañas de concienciación, campañas escolares, caravanas informativas o acciones destinadas a fomentar el reciclaje en empresas y comercios”.