Los socialistas critican la falta de planificación del gobierno de Ballesta y reclaman la elaboración de este plan en colaboración con las asociaciones de vecinos de las zonas afectadas

Los concejales del Grupo Municipal Socialista, Juan Vicente Larrosa y Maite Espinosa, han visitado este jueves la zona de Senda de los Garres afectada por el corte de tráfico derivado de las obras para el desvío de colectores que precederán a las de llegada del AVE.

Acompañados por el alcalde pedáneo del Barrio del Progreso, José María Martínez, y por representantes de la Asociación de Vecinos de la zona, los ediles han comprobado la falta de señalización y los problemas de movilidad derivados de estas obras y que, previsiblemente, se agravarán conforme avancen los trabajos de soterramiento.

“Nos encontramos con colapsos a primera hora de la mañana y en otros momentos puntuales del día. El desvío del tráfico a otros pasos a nivel como el de Santiago el Mayor o San Pío, hace que en hora punta, el volumen de tráfico aumente considerablemente”, ha explicado Larrosa, quien ha manifestado su preocupación por los problemas de movilidad que se producirán en el futuro a causa de las obras definitivas de soterramiento y llegada de la alta velocidad.

“Es obvio que para que el AVE llegue a Murcia y para que el soterramiento sea una realidad va a haber cortes con motivo de las obras, pero para disminuir las molestias a los vecinos y facilitar la fluidez del tráfico, se debe elaborar cuanto antes un Plan de Movilidad específico para la zona durante las obras que están por venir”, ha indicado el concejal socialista, que además propone llevar este tema a la próxima reunión de la Mesa de Seguimiento del Soterramiento.

Larrosa ha criticado la falta de señalización “que es escasa y difícil de leer mientras se conduce a treinta o cincuenta kilómetros por hora” y ha indicado que “son muchos los vecinos que el martes se encontraron el paso cortado sin haber visto la señalización y que se quejan de falta de información”.

“En vista de la falta de otros puentes y pasos seguros para peatones y ciclistas, de la falta de accesos amplios para el tráfico que permitan mayor fluidez y teniendo en cuenta que las obras del AVE no serán cosa de un día, es obligado que el gobierno de Ballesta estudie, de forma detenida y en coordinación con las asociaciones de vecinos, un plan para reducir las consecuencias de estas obras en la movilidad municipal. Se trata de, entre todos, encontrar la mejor forma de ordenar el tráfico mientras se cierran los principales pasos para cruzar de un lado a otro de las vías”, ha concluido.