Los socialistas critican que se haya modificado el procedimiento de adjudicación de proyectos “de repente y a última hora”, lo que ha paralizado durante un mes las inversiones en las juntas municipales

“Una vez más, como ya es costumbre, se ponen obstáculos por parte del gobierno de Ballesta a la gestión de las juntas municipales. Esta vez se ponen trabas de última hora en la adjudicación de proyectos, modificando el procedimiento habitual y paralizando durante un mes las inversiones de las juntas”. Así lo ha denunciado este viernes el concejal socialista Enrique Ayuso, quien ha indicado que “esta nueva zancadilla a la gestión de las juntas municipales es un nuevo intento de entorpecer la buena labor que están llevando a cabo las juntas que no están presididas por el PP”.

Ayuso ha recordado que, con la entrada de nuevos gobiernos en las juntas municipales está habiendo un cambio importante en las gestión de los barrios y pedanías. “Los nuevos gobiernos de cambio en las juntas, gobiernos basados en el diálogo y el consenso, están dando buenos resultados en los barrios y pedanías, fomentando una política más cercana y responsable y resolviendo, por fin, problemas que los vecinos y vecinas venían años reclamando”, ha explicado el edil socialista, quien ha proseguido insistiendo en que “parece que esta buena gestión molesta y mucho al gobierno de Ballesta, que ya no sabe que inventar para dificultar la actividad de las juntas y sus posibilidades de llevar a cabo inversiones importantes”.

“De repente, en octubre y sin aviso, los responsables de las juntas municipales se encuentran con un cambio en el procedimiento de adjudicación de proyectos que paraliza inversiones de calado para algunos barrios y pedanías. Además este cambio se produce a finales de año, cuando el margen de maniobra de las juntas municipales, a punto de cerrar el presupuesto de 2016, es mínimo. Ahora es cuando, a escasos días del cierre del ejercicio, se está informando a los pedáneos sobre las adjudicaciones que han resultado costar menos de lo presupuestado y cuya  diferencia queda, de nuevo, a disposición de la junta, pero sin apenas tiempo para planificar en qué invertirla”, ha manifestado el concejal, quien además ha lamentado que “el gobierno de Ballesta esté empujando a las juntas municipales a buscar, rápidamente, en qué gastar – o malgastar- más medio millón de euros si no quieren perderlo”.

“No criticamos el cambio de procedimiento, que nos parece adecuado y debe hacerse en busca de una mayor transparencia y eficacia. Sí criticamos las prisas y el momento elegido para hacerlo. Este cambio podía haberse realizado al principio del ejercicio 2017 para evitar los perjuicios que se están causando a las juntas municipales”, ha aclarado Ayuso.

El edil ha destacado que, frente a los ocho proyectos ejecutados en el último año del mandato anterior, este primer año se han ejecutado cincuenta y cinco de los doscientos cinco presentados por las juntas municipales. “Con la constitución de las treinta y ocho juntas municipales presididas por los grupos políticos de la oposición en el Ayuntamiento de Murcia, se ha multiplicado por siete el trabajo con el fin de dar un mejor servicio a los murcianos y murcianas. Además, gracias a las exigencias del Grupo Socialista y del resto de grupos de oposición, se ha incrementado hasta en un 40% el presupuesto de las juntas y también los recursos humanos destinados”.

El concejal del Grupo Socialista ha exigido a Ballesta y al concejal de Descentralización, José Guillén, la ampliación hasta el día diecinueve de diciembre del plazo para presentar facturas pendientes a fin de poder tener algunos días más para gastar lo presupuestado. También ha reclamado al gobierno del PP que apruebe un compromiso público para que las bajas producidas y no gastadas en 2016 (dinero presupuestado en proyectos que, finalmente, no se adjudican), se ingresen en el presupuesto de la junta correspondiente.

“Desde el PSOE exigimos, además, que en 2017 las juntas municipales cuenten con su presupuesto desde el inicio del año y no se repita la situación vivida en 2016, en el que las juntas no han dispuesto de dinero para inversiones hasta el mes de julio”, ha concluido Ayuso, quien se ha mostrado convencido de que “estas medidas permitirán a barrios y pedanías garantizar que el dinero de sus presupuesto se destina a obras de interés para su vecinos y vecinas, y no en actuaciones improvisadas por culpa de la gestión del gobierno local”.