La concejala del Grupo Municipal Socialista Maite Espinosa advierte de que la carretera de Santa Catalina, sobre todo en el Puente del Reguerón, supone un riesgo para los vehículos al no reponerse el asfalto después de abrirse zanjas

El Grupo Municipal Socialista recuerda al Ayuntamiento de Murcia que debe exigir a las empresa que realizan obras en las vías públicas del municipio que, una vez finalizadas, deben restaurar la zona para evitar cualquier riesgo para la seguridad de los ciudadanos.

En este sentido, la concejala socialista Maite Espinosa solicita “al concejal de Fomento que controle la finalización de las obras que las empresas realizan en el municipio. No es lógico que cuando las obras finalizan el firme no vuelva a su estado original, sobre todo cuando suponen un peligro para los vecinos que tienen que transitar”.

La edil advierte de que hace unas semanas una empresa abrió zanjas en la carretera de Santa Catalina y en la de Aljucer y El Palmar para introducir los nuevos tendidos que van a las subestaciones de Patiño y El Palmar y que, tras finalizar esas obras, la zona no ha quedado en buenas condiciones.

“El problema es que se han cerrado las zanjas sin reponer ni el arcén ni el asfaltado tal y como estaba anteriormente y supone un peligro para bicicletas y carritos porque se ha quedado el chinarro suelto, aunque lo más grave se produce en el puente del Reguerón porque la obra se realizó en la misma carretera, por lo que ahora mismo está desnivelada e irregular y los coches patinan”, apunta Espinosa quien añade que “está peligroso y con estos días de lluvia el problema se va a agravar, y más en una zona que tiene tanto tráfico”.

Asimismo, la concejal precisa que “es una obra que no está bien terminada y por ello se pueden ver incluso socavones en algunos tramos, lo que supone un riesgo para las motos y bicicletas que circulan”.

Por ello, declara, “el Ayuntamiento tiene que ser responsable y cuando las empresas terminan las obras deben dejar la zona donde han estado trabajando en buenas condiciones o, en caso contrario, que al menos esté señalizada para evitar cualquier riesgo para el ciudadano”.