El Consejo del Ruido acuerda la creación de un grupo de trabajo con técnicos de diversas concejalías para elaborar propuestas en torno a la ordenanza de terrazas, la celebración de actos en la vía pública, el control de locales de ocio y la regulación de las discotecas, entre otros puntos

“Ya era hora, tras más de un año insistiendo en la necesidad de elaborar el Mapa de Ruidos licitado en diciembre de 2015, de que éste se pusiera en marcha. Los primeros datos arrojados demuestran lo necesario que era abordar su elaboración. Un primer avance ya muestra superaciones de los niveles de ruido permitido en un 20% de las mediciones realizadas en varios puntos del centro de la ciudad”. Con estas palabras se ha referido el concejal del Grupo Socialista, Enrique Ayuso, a los primeros datos extraídos del Mapa de Ruidos (aún por concluir) que el PSOE lleva reclamando desde que se acordó su elaboración a finales de 2015.

Bartolomé Pérez Casas, Menéndez Pelayo y la Plaza de la Universidad son algunos de los puntos que muestran mediciones que superan el 20% del ruido permitido y que, a juicio del Grupo Socialista, “ya podrían haberse resuelto de haberse elaborado el Mapa de Ruidos en un plazo razonable”.

“Los primeros datos ponen de manifiesto la necesidad de que Ballesta deje de mirar hacia otro lado y tome cartas en el asunto para atajar el problema del ruido en Murcia”, ha indicado Ayuso, quien ha explicado que el Consejo de Ruidos, reunido este martes, ha acordado la creación de un grupo de trabajo formado por técnicos de diversas concejalías “que puedan hacer propuestas en torno a diversos temas, desde la ordenanza de terrazas a la celebración de actos en la vía pública, así como sobre el control de los locales de ocio o la regulación de las discotecas de nuestro municipio. Esto último ligado, por supuesto, a la moción aprobada en el Pleno de febrero a pesar de la abstención del PP”.

“Debemos trabajar por asegurar la convivencia entre las actividades de ocio y el descanso de los vecinos y vecinas, garantizando que el derecho a éste último no se vulnera. Por ello, esperamos que el Mapa de Ruidos no se convierta en un mero elemento decorativo, sino que sirva para ir planteando soluciones a los problemas que se vayan detectando”, ha explicado el edil socialista.

El Grupo Socialista exige, pues, a Ballesta “la creación del grupo de trabajo acordado, el análisis de las recomendaciones de carácter normativo y legal (que deberán ser estudiadas por las asociaciones de vecinos y empresariales, así como por el Consejo Sectorial en su conjunto) y el cumplimiento de la moción sobre regulación del ocio nocturno aprobada la pasada semana en Pleno”.