En el caso concreto de Inacua, los socialistas piden al gobierno local que, además de las sanciones impuestas por la bajada de la temperatura del agua y otros desperfectos en las instalaciones, se controle de una forma más exhaustiva el servicio municipal que se presta a los usuarios, tanto en ese centro como en el resto de instalaciones municipales

La concejala del Grupo Municipal Socialista, Maite Espinosa, ha reclamado este miércoles al gobierno de Ballesta “un mayor control de las instalaciones deportivas gestionadas por empresas externas, en especial un análisis del estado de las infraestructuras y servicios y, por lo tanto, del grado de cumplimiento del contrato firmado con las empresas concesionarias de los servicios municipales prestados”.

Espinosa ha explicado que, tras las denuncias de hace unos meses de usuarios de Inacua, que interpusieron numerosas reclamaciones por el mal estado de las instalaciones y por el agua fría, “ahora nos encontramos con que la Junta de Gobierno ha decidido sancionar a la empresa al entender que se pretendió perjudicar la imagen del Ayuntamiento y que se bajó la temperatura del agua de forma consciente. Creemos que el gobierno del PP debería ir más allá y asegurarse de que tanto Inacua como el resto de empresas que prestan unos servicios deportivos municipales cumplen con lo acordado en el pliego de condiciones, realizando revisiones técnicas periódicas y, en caso de incumplimiento de contrato, exigiendo la devolución de la parte de las subvenciones concedidas para un servicio municipal si este no ha sido prestado en óptimas condiciones”.

“Nos preguntamos a qué espera el gobierno del PP para analizar detenidamente el grado de cumplimiento -o de incumplimiento- del contrato con las concesionarias Intersa (La Flota), Instalaciones Deportivas Murcia (Verdolay), Aqualia (Cabezo de Torres) y Ferrovial Servicios (Inacua). En este último centro existen pruebas de que las instalaciones no están en condiciones óptimas (azulejos desprendidos, tuberías oxidadas, taquillas combadas, paredes con desconchones, humedades, etc.). ¿Piensan Ballesta y el concejal Coello en el bienestar de los usuarios de las instalaciones?”, ha insistido Espinosa, quien ha recordado que el Grupo Socialista defiende un modelo de servicios deportivos remunicipalizado, alejado de la gestión privada y con todas las garantías.

La concejala socialista ha recordado que los centros deportivos municipales reciben subvenciones millonarias de forma anual (más de tres millones de euros este año) y que, a pesar de que la explotación de las instalaciones es privada, el servicio prestado es público y debe regirse por el convenio suscrito. “Está claro que las condiciones de Inacua, como ejemplo, no son las idóneas y tampoco lo está siendo el trato a los usuarios con la bajada deliberada de la temperatura del agua. Urge revisar el contrato de este centro y del resto de instalaciones para analizar su cumplimiento teniendo en cuenta la cantidad de dinero de las arcas públicas que reciben estas instalaciones”, ha asegurado, recordando que “ya en 2014 el propio consistorio pidió a las empresas concesionarias que redujeran gastos ya que el Ayuntamiento de Murcia había pagado 7,2 millones más de lo previsto en subvenciones a estos centros”.