Juan Vicente Larrosa, que aboga por la gratuidad de autobuses para los estudiantes, considera que debe facilitarse el acceso a la educación, sobre todo porque esta contribuye a garantizar la igualdad de oportunidades

El concejal exige que “no haya ni un solo alumno de ninguna parte del municipio que abandona sus estudios porque le resulta complicado y costoso trasladarse al centro”

El Grupo Municipal Socialista propone en una moción que defenderá en el próximo Pleno un Plan de Transporte Escolar Regional que incluya como beneficiarios de dicho servicio al alumnado de enseñanzas no obligatorias, especialmente Bachillerato y Formación Profesional, sobre todo a aquellos que viven en las pedanías más alejadas.

El concejal Juan Vicente Larrosa afirma que “la falta de un transporte adecuado incide directamente sobre la calidad de la educación y, lo que es peor, impide que la igualdad de oportunidades alcance a todos los alumnos, vivan donde vivan”.

En este sentido, el concejal manifiesta que “no cabe duda de que la enseñanza pública, que llega a todos los rincones de nuestra Región, es la que asegura la escolarización de la población allá donde esté y, por lo tanto, la que sirve como vehículo facultador de igualdad de oportunidades, de construcción de un futuro que garantice la cohesión social y superación de desigualdades de origen, así como la vertebración de una sociedad que debe tener un objetivo común: el progreso individual, social y colectivo de todos y todas”.

Además, incide “en los perjuicios que provoca esta falta evidente de transporte público porque en ocasiones el alumno abandona los estudios o deja de asistir a determinadas horas de clase ya que la combinación de autobuses es nefasta y, en otros momentos, supone un coste excesivo para las familias, que se ven obligadas a alquilar pisos para que sus hijos, de entre 16 y 18 años, puedan asistir con regularidad a las clases”. Por tanto, exige que “no haya ni un solo alumno de ninguna parte del municipio que abandona sus estudios porque le resulta complicado y costoso trasladarse al centro”

También, Larrosa advierte de que la Orden que regula la organización, el funcionamiento y la gestión del servicio de transporte escolar establece que la Consejería de Educación podrá autorizar la utilización de los autobuses adscritos a las rutas escolares para alumnos que cursen estudios post-obligatorios solo en el caso de que existan plazas sobrantes, por lo que es “claramente insuficiente para dar servicio a todos los estudiantes, que deben correr con los gastos de transporte o bien buscarse los medios alternativos para ir al instituto”. Y recuerda que “mientras sí existen centros de FP o Bachillerato en las pedanías cercanas o relativamente próximas a la capital, no es así en los pueblos del Campo de Murcia, con el consabido perjuicio para sus vecinos y vecinas”.

Por todo ello y “para salvar las limitaciones que la propia Consejería de Educación establece a la hora de dar cobertura a la necesidad de transporte del alumnado en la enseñanza post-obligatoria, hay que financiar adecuadamente la enseñanza pública y apostar por la gratuidad del servicio de autobús escolar”, concluye el edil.