El Grupo Socialista exige esclarecer las “continuas y graves sospechas en la privatización del cobro de impuestos decidida por el PP hace casi dos décadas”

La portavoz socialista en el Ayuntamiento de Murcia, Susana Hernández, ha reclamado que de manera urgente se constituya una comisión de investigación sobre el contrato de Tribugest, empresa que se encarga de la recaudación municipal.

Así lo ha hecho hoy en la Comisión de Vigilancia de la Contratación, en la que ha exigido una comisión de investigación para aclarar todo el proceso de adjudicación de la recaudación a la empresa Tribugest, de la que “desde hace casi un década hay un cerco de sospecha que no cesa”, según comenta la edil socialista, quien añade que “la privatización de este servicio no fue ni transparente ni riguroso y, lo que es peor, no tuvo en cuenta el interés general”.

Según Hernández, “el equipo de Gobierno del PP, con su alcalde a la cabeza, debería haber marcado distancias con sus antecesores, ya que la herencia recibida les puede pasar factura, aunque ha optado por darle continuidad y eso que lo tenía fácil con la celebración de la Comisión de Revisión de Grandes Contratos, que no se reúne desde hace meses y está estancada precisamente en el análisis de la concesión a Tribugest”, afirma la portavoz del PSOE en el Consistorio.

En ese sentido, Hernández considera que, “además de aclarar y depurar responsabilidades, si se confirma que existen, es imprescindible que con urgencia se den los pasos firmes para la remunicipalización de este servicio que, desde el origen de su privatización a través de Gestión Tributaria Territorial (GTT), hace ya casi dos décadas, ha generado dudas razonables por la relación entre el ex concejal que era responsable de la recaudación, Joaquín Moya Angeler, y la citada empresa”.

Cabe recordar que Moya Angeler acudió ayer a declarar en calidad de investigado por presuntos pagos de viajes por parte de empresas, cuya matriz era Aguas de Barcelona, la misma de Aguas de Murcia”, indica Hernández.

Tribugest, que sustituyó años después a GTT, “fue otra adjudicación que generó el mismo recelo que hoy vuelve a adquirir más fuerza aún a raíz de las informaciones publicadas sobre esos viajes y reuniones de este edil.

“Teniendo en cuenta que la mayoría de los murcianos pagan sus impuestos en tiempo y forma es más incomprensible la decisión del PP de externalizar el servicio de recaudación, cuestión que hemos denunciado desde el principio”, señala Hernández, quien recuerda “el toque de atención dado por el Tribunal Central de la Contratación en 2014, que tiró para atrás el pliego de condiciones del nuevo contrato por vulnerar la libre concurrencia y dando a entender que favorecía a Tribugest; lo que obligó al Ayuntamiento a cambiarlo de arriba abajo, y una vez cambiado tuvieron que intervenir los servicios de contratación municipal porque se volvieron a producir fallos en las cláusulas del concurso”.

“A esto hay que sumar otro hecho que siempre nos ha parecido como mínimo anómalo y es que una empresa privada tenga en su poder los datos fiscales de todos los vecinos de Murcia, una licencia que para el PSOE sólo deben tener los funcionarios”, reconoce Susana Hernández.