Escaleras rotas y en mal estado, muros rajados, falta de tierra en parterres y deterioro de plantas ornamentales, falta de mantenimiento y poda, fuente de agua clausurada, gravilla en todas las zonas del jardín, ausencia de columpios para bebés y contenedores de basura que obstaculizan el paso de peatones son deficiencias que vienen denunciando los socialistas desde hace un año

El concejal socialista defenderá en el Pleno del Ayuntamiento de Murcia del próximo jueves una moción para el arreglo del jardín de Los Almendros, en la pedanía de La Alberca, que se ubica en un barrio que se formó en los años setenta gracias a la iniciativa de Cayetano Moreno Martínez, quien fue párroco de la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario de la localidad durante veinticinco años.

El sacerdote reclamó viviendas dignas para las familias más humildes e hizo posible la construcción de las edificaciones en un entorno en el que se creó un parque con fondos del Plan E hace unos cuantos años, una inversión de 117.000 euros que atendió una antigua petición vecinal.

Sin embargo, el tiempo ha ido pasando y la dejadez ha motivado que ese espacio público sea hoy un lugar degradado y que necesita una remodelación a fondo.

Escaleras rotas y otras en mal estado y sin barandillas, lo cual dificulta la accesibilidad; muros rajados, falta de tierra en parterres y deterioro de plantas ornamentales, falta de mantenimiento y poda, fuente de agua clausurada, gravilla en todas las zonas del jardín, incluido el parque infantil; ausencia de columpios para bebés y contenedores de basura situados a la salida del jardín y que obstaculizan el paso de peatones. Son las principales deficiencias que se observan a simple vista, que han motivado las quejas vecinales y que vienen siendo denunciadas por el PSOE desde hace un año.

Por eso, el Grupo Municipal Socialista llevará al Pleno que se celebrará el jueves una moción tendente a mejorar el estado del jardín de Los Almendros.

En dicha propuesta se incluye la elaboración de un plan urgente de intervención con el fin de llevar a cabo las mejoras necesarias que permitan su uso y disfrute en condiciones de seguridad y accesibilidad.

Además, tras la subsanación de los problemas se debe llevar a cabo la elaboración de otro plan de mantenimiento regular, atendiendo al cuidado y al arreglo del mobiliario en caso de rotura y de la limpieza de las zonas de juego, así como el acondicionamiento óptimo de árboles, plantas y flores ornamentales. “Se trata de impedir el deterioro de un espacio emblemático como es el jardín del barrio de Los Almendros”, ha comentado Larrosa.