El Grupo Municipal denuncia que el programa de danza para escolares y adolescentes ha dejado de impartirse en el barrio del Espíritu Santo, algo de lo que se quejan las madres y padres de 40 menores de entre 3 y 12 años que asistían a las clases y algunos de los cuales fueron derivados al Conservatorio de Danza

El Grupo Municipal Socialista exige al equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Murcia que lidera el alcalde José Ballesta que dé continuidad a las actividades propias del proyecto Urban en la pedanía de Espinardo, el cual fue concebido para revitalizar el barrio del Espíritu Santo y que está dejando de cumplir su fin. Así lo trasladará al Pleno que se celebrará mañana jueves la portavoz del PSOE, Susana Hernández, consciente de las necesidades de quienes habitan en esta parte del municipio, especialmente menores.

El plan Urban, que fue aprobado por la Dirección General de Fondos Comunitarios del Ministerio de Economía y Hacienda en el marco de la Iniciativa Urbana, surgió al analizar las demandas de las asociaciones vecinales para emprender una actuación integral que diera solución a los crecientes problemas de la zona, cuya degradación ha ido aumentando notablemente en los últimos años.

Entre las muchas medidas que contemplaba el proyecto figuran la puesta en marcha de programas de formación artística para escolares y adolescentes, teniendo especial interés el de danza, que se venía desarrollando todas las tardes, entre las cuatro y las ocho, en el Colegio Salzillo de Espinardo, pero que dejó de impartirse el pasado día 5 de abril.

Esta cancelación ha provocado las quejas de las madres y padres de quienes tomaban parte en esas clases y que reconocen que la suspensión de la actividad supone “una clara desmotivación para jóvenes a los que se les cierra una puerta y se les invita a estar en la calle, con lo que se ve por ahí”.

El descontento es tal que se han elaborado carteles para pegar en la calle y en los comercios del barrio con el fin de recuperar esas clases y así se lo han comunicado hoy a Susana Hernández, quien ha mantenido una reunión con un grupo de esas madres, que han acudido a la cita vestidas de negro en señal de luto por una actividad “en la UCI”. Al encuentro, que se ha celebrado en el propio colegio Salzillo, también ha asistido el alcalde pedáneo de la localidad, Andrés Guerrero.

Algunos de los jóvenes afectados por este recorte fueron derivados a través del plan Urban por su valía y esfuerzo al Conservatorio de Danza y ahora tienen la incertidumbre de saber si podrán continuar con estas actividades por cuestiones económicas.

Ante esta situación el PSOE instará al equipo de Gobierno del Ayuntamiento a que, de manera urgente, busque la fórmula para dar continuidad a las actividades del citado plan con el fin de dar cobertura a la formación y el desarrollo personal y en su futuro profesional de estos menores de Espinardo.