“Mientras el Ayuntamiento se permite construir aceras de 0,80 y hasta 0,40 metros de anchura, como por ejemplo en la calle Rambla de Algezares, nos encontramos con que se llevan reclamando sin éxito otras durante años y que son necesarias para evitar accidentes en zonas peligrosas y puntos negros. Es así porque desde el Gobierno local ni hacen ni dejan a las juntas municipales hacer estas actuaciones”, reclaman la portavoz socialista, Susana Hernández; y la concejala Maite Espinosa

El Grupo Socialista y representantes del PSOE en juntas municipales exigen al Ayuntamiento que adecúe espacio para los viandantes en calzadas de titularidad municipal en las que se ven amenazados por compartir sitio con los vehículos motorizados.

La portavoz del PSOE en el Consistorio, Susana Hernández, y la también concejala socialista Maite Espinosa, tras visitar algunas de esas poblaciones como Javalí Viejo, Algezares y Los Dolores y someterse al riesgo que supone caminar por la carretera, denuncian un problema latente y reclaman que “se le dé solución de una vez por todas”.

“El riesgo de atropello está ahí y es así por la ausencia de una acera, que no tendría por qué ser demasiado ancha pero sí lo suficiente para que fuese un espacio seguro desde el punto de vista vial”, aseguran las dos ediles, quienes recuerdan que en esas pedanías ya hay aceras de una anchura inferior al metro y medio que especifica la norma.

“Mientras el Ayuntamiento ha construido durante los últimos meses aceras de 0,80 y hasta 0,40 metros de anchura, como por ejemplo en la calle Rambla de Algezares, nos encontramos con que se llevan reclamando sin éxito otras durante años y que son necesarias para evitar accidentes en zonas peligrosas y puntos negros. Es así porque desde el Gobierno local no se hace nada ni tampoco se autoriza a las juntas municipales a ejecutar estas actuaciones”, apuntan Hernández y Espinosa.

En el caso de Javalí Viejo el problema se centra en la carretera MU-560, que une Molina de Segura con Alcantarilla, una zona muy transitada por personas que caminan en uno y otro sentido. “Esta vía, a su paso por la pedanía, tiene alrededor de un kilómetro y medio de recorrido lineal y más o menos la mitad de ese trayecto no tiene aceras y la Administración se niega a construirlas por no poder cumplir con la anchura exigida para personas con discapacidad”, cuenta el alcalde pedáneo de la localidad, José Francisco Navarro.

“Hemos hecho gestiones con el Ayuntamiento y habría que proceder a algunas expropiaciones, pues hay vecinos que ceden el espacio y otro no, pero es algo que hay que ejecutar pues llevamos tres años pidiéndolo desde la junta municipal”, añade Navarro.

Más antigua es la petición en Algezares, como relata su alcalde pedáneo, Juan José Garre. “Es un problema histórico que arrastramos desde hace más de 20 años”, indica al referirse a la ausencia de aceras en la avenida de La Alberca, que une Algezares con Santo Ángel, alrededor de 300 metros lineales.

“En esta vía, que es de mucho trasiego peatonal por parte de vecinos que caminan para coger el autobús hacia Murcia o para ir al supermercado en Santo Ángel, encontramos un pequeño arcén de apenas un metro en el sitio más ancho y se podría hacer una acera, pues ahí el peligro de atropello es evidente y los sustos habituales”, señala.

Garre afirma que el problema “sí tiene solución, pero hay que tener voluntad para encontrarla” y añade que llevan “demasiados años” esperando una respuesta convincente. “Incluso hay un proyecto presupuestado en 126.000 euros para construir estas aceras, pero pasa el tiempo y el PP en el Ayuntamiento no hace nada para que se avance”, expone.

En Los Dolores la demanda de construir aceras se da en la avenida Región Murciana, la antigua carretera que va a Beniaján. Son alrededor de cien metros en los que hay casas muy cercanas a la calzada y donde jamás ha existido una acera. “Aquí no hace falta expropiar, pues los vecinos firmaron su cesión del terreno a la Comunidad hace dos años, pero los trámites no han comenzado todavía”, explica la vicepresidenta de la junta municipal de esta pedanía, Lola Lacárcel.

“En esta zona hay almacenes que venden al por mayor y los empleados que allí trabajan caminan por la carretera a menudo con el riesgo de ser atropellados”, cuenta la portavoz socialista en dicha junta municipal.

Javalí Viejo, Algezares y Los Dolores son sólo tres de las muchas pedanías en las que caminar simplemente para ir a casa, salir a comprar o a la parada del autobús es arriesgado por tenerse que hacer pisando el asfalto.