Defenderá en el Pleno una moción pidiendo que la Universidad Católica devuelva los terrenos que le cedió el Ayuntamiento si no cumple los términos del convenio suscrito en 2005 y que obliga a la institución docente a edificar en los 135.000 m2 que le fueron entregados, para lo cual dispone de un año

El concejal Sebastián Peñaranda ha presentado esta mañana en la secretaría del Pleno la moción que llevará a la sesión del jueves 28 reclamando que se cree una comisión en la que figuren los grupos políticos y los servicios jurídicos municipales y desde la que se haga un seguimiento al convenio que en su día se firmó entre el Ayuntamiento y la UCAM.

A continuación el edil ha ofrecido una rueda de prensa, en la que ha realizado una exposición de los hechos.

El Ayuntamiento de Murcia firmó el referido convenio con  la Fundación Universitaria San Antonio por el que ambas partes se comprometieron a desarrollar diferentes actuaciones atendiendo al interés público y al beneficio que para el municipio supone el desarrollo de las actividades docentes y de investigación que lleva a cabo la UCAM.

El acuerdo fue suscrito en julio de 2005 por parte del que entonces era alcalde de Murcia, Miguel Ángel Cámara, y por el presidente de la Junta del Patronato de la Fundación Universitaria San Antonio, José Luis Mendoza.

En base a dicho convenio el Ayuntamiento cedió a la UCAM en propiedad y de forma gratuita por un plazo de diez años una parcela de 135.577 metros cuadrados, que no podría ni segregarse, ni cederse ni venderse, y se introdujeron varios aspectos que debían ser cumplidos.

La Universidad Católica debería comenzar las obras de edificación, que incluían instalaciones deportivas de uso público y aparcamiento, en el plazo máximo de cinco años desde la aprobación definitiva del Plan Especial, algo que se hizo en 2009, pero “allí no se ha colocado ni un ladrillo”, ha indicado Peñaranda, quien ha recordado que Ballesta le ha negado por dos veces información sobre el asunto que fue solicitada por escrito.

“Falta un año para que venza el periodo de este acuerdo sin que se haya hecho nada y hemos llegado a este punto porque el convenio no contempla la existencia de una comisión de seguimiento y evaluación, cuestión poco natural y nada dada a la transparencia ya que se ha prestado a la opacidad y a la ausencia de control”, ha seguido diciendo el concejal del PSOE, quien se ha referido a que “existe la posibilidad de resolver el convenio por incumplimiento de cualquiera de las cláusulas y obligaciones que en él se contemplan”.

Peñaranda, quien ha remarcado que el espacio cedido está en un entorno Bien de Interés Cultural (BIC), ha declarado que “el Ayuntamiento debe velar por el cumplimiento del convenio firmado y del buen fin del patrimonio cedido en propiedad, que es de todos los murcianos” y ha añadido que el alcalde “podría incurrir en prevaricación administrativa si no hace cumplir las cláusulas del convenio o resuelve el mismo de manera legal por incumplimiento de los términos que se incluyen en él”.

Por todo esto, el PSOE elevará al Pleno la moción instando a la Junta de Gobierno a que convoque una comisión urgente compuesta por un representante de cada grupo político, servicios  jurídicos municipales  y otros relacionados, para evaluar el grado de cumplimiento de este convenio y para que inicie las actuaciones legales oportunas, si se diera el caso, para salvaguardar los intereses legítimos del Ayuntamiento.