La concejala Begoña García Retegui lamenta el carácter “claramente denigrante” de la publicidad relacionada con los servicios sexuales y reclamará una modificación de la Ordenanza que la regula desde 2012, como han hecho otros ayuntamientos, entre ellos el de Torre Pacheco

El Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Murcia sigue exigiendo, seis años después de ser aprobada la Ordenanza de Publicidad Exterior, que se trate “con respeto” a la mujer en los carteles que anuncian la oferta de servicios sexuales, los cuales siguen proliferando con un carácter “claramente denigrante”.

Ya no sólo son las vallas que se pueden encontrar en las avenidas de Murcia y en las carreteras de acceso a la capital las que anuncian la prestación de servicios de sexo por parte de mujeres, sino que también se pegan carteles en paredes de la ciudad no estando estos espacios reservados para ello.

Igual que a los partidos políticos en época de campaña electoral sólo se les permite fijar carteles en los panales habilitados para tal fin y de lo contrario son multados, en el resto de anuncios se debería obrar de la misma manera “y más en los temas especialmente sensibles”, sostienen desde el PSOE alertando de que la ciudad va camino de convertirse en un espacio publicitario de actividades relacionadas con el sexo.

En octubre de 2013 el Grupo Municipal Socialista reclamó que se modificara la Ordenanza de Publicidad Exterior para que se regularan y se controlaran los anuncios sexistas, pero el tiempo ha pasado y la situación, “lejos de mejorar, va empeorando”, como afirma la edil Begoña García Retegui.

La Junta de Gobierno aprobó la ordenanza el 15 de febrero de 2012 a la que el PSOE presentó una serie de alegaciones exigiendo, entre otras cosas, que se pusiera límite a cierto tipo de actividad por atentar directamente contra la dignidad de la mujer. “Hoy, seis años y cuatro meses después seguimos viendo anuncios impropios de una sociedad en la que hay que buscar la igualdad entre sexos y en la que, sin embargo, la mujer en ocasiones es tratada como un objeto sexual”, apunta García Retegui.

Por ello, el PSOE trasladará al Pleno una moción pidiendo que se modifique la Ordenanza, tal y como se ha hecho en otros ayuntamientos del país como los de Barcelona, Ciudad Real e, incluso en la Región, el de Torre Pacheco, prohibiendo la publicidad sexista.

La Ley Orgánica 1/2004 de Medidas de Protección de Integridad contra la Violencia de Género, en su capítulo 2 y el artículo 10, indica que “se considerará ilícita la publicidad que utilice la imagen de la mujer con carácter vejatorio o discriminatorio”.

Amparándose en esa disposición el Grupo Socialista reclama que se prohíba en el término municipal la publicidad que tenga un contenido sexista, además de racista, xenófobo, homófobo y/o discriminatorio”.