El concejal socialista Juan Vicente Larrosa elevará al Pleno del jueves una moción reclamando que se firme un convenio de colaboración entre los dos Ayuntamientos para subsanar las deficiencias de asfaltado  y alumbrado que existen en esta vía y que deben asumir ambas administraciones y, al mismo tiempo, instará al Equipo de Gobierno a que construya aceras en el margen que pertenece a la pedanía de Alquerías.

La Vereda de la Basca es una vía limítrofe entre los municipios de Murcia y Beniel, por lo que corresponde a ambas administraciones dentro de sus competencias el mantenimiento de dicho camino. Este camino tiene una longitud de 2.700 metros y un ancho de 7 metros, en total, de los cuales justo la mitad pertenecen al municipio de Murcia.

El servicio de alumbrado público lo asume el Ayuntamiento de Beniel y el servicio de agua potable, a excepción de 10 viviendas, es asumido por el Ayuntamiento de Murcia. Existe un agravio comparativo entre la zona perteneciente al Ayuntamiento de Murcia y al de Beniel ya que en la primera no existen aceras para que los vecinos puedan desplazarse.

“Tras las inundaciones de 2016, el asfalto en dicha vía quedó muy deteriorado, llevando el Ayuntamiento de Beniel a cabo trabajos de parcheo para subsanar en la medida de lo posible tales deficiencias. Sin embargo nuestro municipio no se ha preocupado de la reparación de su parte”, reconoce Larrosa, quien ha visitado la zona junto al Secretario general de la Agrupación Socialista Murcia Sureste, Fernando González Ortín; y José Antonio Franco Campillo, concejal de Obras, Servicios, Medio Ambiente, Medio Rural y Agua del Ayuntamiento de Beniel.

“Existen, además, problemas con la señalización vertical en algunos caminos que conectan con la Vereda de la Basca que pertenecen a Murcia, asumiendo el Ayuntamiento de Beniel los costes de señalización para evitar posibles accidentes que se pueden producir y se han producido en el cruce con El Reguerón”, añade el edil socialista, quien considera “muy necesario” actuar en esta vía para acabar con “el agravio comparativo entre los vecinos por pertenecer a un municipio o a otro”.