El concejal Juan Vicente Larrosa se pregunta “qué tiene el equipo de Gobierno en contra de este parking y de las miles de personas que lo utilizan” y los socialistas se temen que sea “el fin último” para cerrar este espacio situado cerca del centro y en el que ya se han perdido la mitad de sus 500 plazas

Vueltas y más vueltas para estacionar, dificultades incluso para acceder al aparcamiento y personas saltando la valla para seguir su camino a pie. El panorama en el parking disuasorio del Malecón está siendo dantesco esta semana como consecuencia de las obras que se llevan a cabo para habilitar el acceso al paseo fluvial del río Segura.

Este proyecto ya ha motivado que se pierdan varios centenares de plazas en esta explanada, prácticamente la mitad del medio medio millar que tenía -son muchas más en rotación- y dichos espacios no se recuperarán para que los conductores puedan dejar sus vehículos.

El problema surge ya antes de acceder al lugar, pues uno de los dos accesos que había, en concreto el de entrada, ha sido cerrado y eso obliga a los conductores a entrar y salir por un mismo paso, que en un futuro será ensanchado, pero que a día de hoy es a todas luces insuficiente. Esto viene motivando un gran colapso circulatorio a pesar de que hay un agente de la Policía Local regulando el tráfico.

Ya una vez en la explanada se hace complicado encontrar hueco al haberse reducido considerablemente el número de plazas y esto incrementa el atasco.

Para colmo de males, tal y como declara la Policía Local, personas no acreditadas que operan en la zona tratando de facilitar el aparcamiento a cambio de alguna moneda están “boicoteando” las obras, algo que hacen cambiando las señales de lugar y arrancando las pegatinas que avisan de la prohibición de estacionar. Esto ha motivado que varios vehículos hayan quedado encerrados entre las vallas que han sido colocadas en las zonas acotadas para llevar a cabo la vía de acceso al paseo fluvial y que se encuentran en ambos extremos del aparcamiento -tanto el que linda con el Malecón como el que está más cercano al Cuartel de Artillería- y en todo el lateral que hay junto a la autovía.

Igualmente las personas que van a pie se encuentran con el problema de las vallas y se ven obligadas a retroceder sobre sus pasos o saltar dichas vallas, con el riesgo que ello conlleva para su integridad física.

“Se trata del aparcamiento disuasorio más grande que hay cerca del centro y serán muchos los usuarios que se vean damnificados. Hace unos días ya se cerró parte del mismo para organizar un concierto programado en la Feria de Septiembre y ahora nos encontramos con esto, por lo que nos preguntamos qué tiene el equipo de Gobierno del alcalde Ballesta en contra de este parking y de sus miles de usuarios”, indica el concejal socialista Juan Vicente Larrosa.

“Nos tememos que el fin último de esta actuación es acabar con el parking con el trastorno que esto generará en los miles de murcianos y las miles de murcianas, así como visitantes, que lo utilizan de forma cotidiana”, se lamenta el edil del PSOE.