El concejal Enrique Ayuso, quien reclama más vías para ciclistas que estén segregadas del tráfico motorizado, echa en falta que se siga un criterio adecuado en cuanto a movilidad sostenible y denuncia el mal estado del firme de estos carriles, con baches, señales pintadas que casi no se ven y vegetación invadiéndolos

El Grupo Municipal Socialista llevará al Pleno del próximo jueves una moción para que se estudien en el seno del Observatorio de la Bicicleta los criterios básicos que deben definir el diseño y la construcción de los carriles bici del municipio y también para que, una vez aprobados dichos criterios, se apliquen para “crear un sistema coherente y uniforme” y que eso “fomente el uso de la bici como medio de transporte”.

Así lo cuenta el concejal Enrique Ayuso, que es quien defenderá la propuesta. “Trataremos de que los nuevos carriles se construyan bajo un diseño adecuado y único y que los actuales se adapten progresivamente a la norma”, apunta el edil del PSOE.

Ayuso echa en falta un patrón común que, con claridad, guie los pasos del Ayuntamiento en cuanto a movilidad sostenible se refiere y esto es algo apreciable a simple vista.

“La diversidad entre las papeleras, las farolas, los bancos, las señales turísticas, las aceras… son ejemplos de la falta de interés por parte de las sucesivas administraciones municipales más recientes para tener un modelo que represente a Murcia y una de las infraestructuras en las que esta falta de unificación es más notable es la que caracteriza a nuestros escasos carriles bici extendidos por el término municipal. Es una situación que tiene mayor importancia ya que a la falta de unidad estética, tenemos que añadir el riesgo que supone para todos y todas (bien seamos usuarios, peatones o conductores de vehículos a motor) que por esta falta de identidad podríamos vernos más fácilmente implicados en algún accidente”, explica el concejal del PSOE, quien ejemplifica lo que dice y lo achaca a falta de un mantenimiento adecuado.

“El firme está en mal estado y proliferan los baches, muchas de las señales pintadas en el pavimento apenas se aprecian, la vegetación que crece en torno a los carriles invaden el espacio de los ciclistas…”, relata.

Por otra parte, falta un criterio unificado en cuanto al tipo de superficie sobre la que se asientan estos carriles -calzada o acera- y esto también se observa en el material de construcción -asfalto, cemento, losa, tierra-, en la anchura -desde menos de un metro hasta más de tres-, en el color de los carriles y de las señales horizontales y en el muestrario de símbolos utilizados en el suelo.

A ello hay que añadir las múltiples posibilidades de los materiales que los limitan -bordillo, pivotes altos, pivotes planos, chapas metálicas, raya pintada-.

Ayuso, quien afirma que debería haber más carriles bici en lugar de ciclo calles, aprovechará al exponer la moción para recordar la necesidad de favorecer la construcción de esos carriles segregados del tráfico motorizado y apostar así por la seguridad del ciclista y, en consecuencia, promover el uso de la bicicleta por lo que supone de beneficio para todos al reducir la contaminación y fomentar la convivencia.