El Grupo Municipal Socialista se suma a la campaña iniciada por la Federación de Peñas del Real Murcia (Fepemur) para recaudar fondos que sirvan para pagar las nóminas pendientes de futbolistas, técnicos y trabajadores de este club centenario y que es la institución deportiva de mayor arraigo social de la Región, como lo demuestra el hecho de que esta temporada tiene 10.775 abonados a pesar de que el equipo sigue anclado en Segunda División B.

Los ediles del PSOE, como los de la mayoría de los grupos políticos con representación en el Ayuntamiento, han recibido al presidente de la Fepemur, Pablo Guzmán, y han colaborado con la causa comprando las pulseras solidarias que se han puesto a la venta, al precio de un euro, para ayudar a los profesionales del club.

La mayor parte de los futbolistas y técnicos del Murcia acumulan casi tres mensualidades sin percibir y algunos empleados hasta seis, por lo que la situación es insostenible para un equipo que está dando la cara en el campo y es el tercer clasificado del grupo IV en la categoría de bronce y pelea por ascender a la Liga 1/2/3.

Se han vendido ya casi 40.000 de estas pulseras en apenas tres días, según ha indicado Guzmán, quien ha comentado que “toda ayuda es poca” ante la mala gestión de los dirigentes, al frente de los cuales está Víctor Gálvez como actual presidente.

La portavoz del PSOE en el Consistorio, Susana Hernández; y el también concejal socialista Juan Vicente Larrosa han coincidido al indicar que “al equipo y a la afición no se les puede abandonar” y han apuntado que las instituciones “se tienen que implicar, más todavía cuando desde fuera de Murcia se están volcando con esta iniciativa de las peñas”.

No en vano, peñas de Elche y Castellón, entre otras localidades, se han puesto manos a la obra con diversas iniciativas para recaudar fondos que también serían para pagar nóminas en el Murcia.

Los ediles del PSOE han remarcado que el apoyo que reclaman es para los aficionados y para los profesionales que representan al club y “no para los empresarios que desde hace tiempo han querido hacer negocio con el Real Murcia y lo han llevado a la bancarrota con el visto bueno del PP”.