El concejal Juan Vicente Larrosa recuerda que este sector reúne a más de 1.500 familias y que han transcurrido cinco años desde la aprobación de la Ley regional, que ya tienen adaptada ayuntamientos como el de Cartagena y Molina

El Grupo Municipal Socialista, conocedor del peso que tiene para la economía local el sector de la venta ambulante, considera de “una dejadez injustificable que tengamos una ordenanza desfasada que aún no se ha adaptado a la Ley Regional de Venta Ambulante o no Sedentaria, aprobada en 2014”, explica el concejal socialista Juan Vicente Larrosa, quien pregunta “cuánto tiempo necesita el equipo de Gobierno, antes del PP y ahora del PP y Cs, para actualizar la ordenanza porque han pasado nada más y nada menos que cinco años”.

Para el edil, “el Ayuntamiento de Murcia da una imagen de apatía y abandono tremenda, porque siendo el consistorio más grande de la Región parece que no tiene ningún interés en poner orden en los mercados semanales regulando la actividad con una ordenanza nueva y adaptada a los requerimientos de hoy en día”, y añade que ayuntamientos como Cartagena y Molina de Segura “sí han hecho los deberes, demostrando su responsabilidad como administración local”.

En el municipio de Murcia se celebran 52 mercados públicos y varios de carácter privado, por lo que Larrosa advierte de que el sector reúne a un colectivo de más de 1.500 familias. “Nos reunimos con representantes de los vendedores y nos explicaron la realidad diaria a la que se enfrentan, una realidad que tiene muchos fallos e irregularidades que es necesario y urgente subsanar”, explica.

Por tanto, el concejal precisa de que hay “muchas cosas que arreglar, porque tenemos a cientos de personas en lista de espera, cuando hay más de 400 puestos libres. No se hacen, por tanto, llamamientos, cuando el decreto establece que se actualizará la lista de espera cada trimestre y, por supuesto, se incumple”.

Otro de los problemas detectados es que hay vendedores que se instalan sin puesto fijo por lo que el Ayuntamiento deja de cobrar y, para colmo, no hay cobradores de rentas por lo que se favorece la competencia desleal. El concejal también apunta que se dan casos donde un vendedor paga por instalarse en un mercado y se pone en varios, por lo que puede llegar a abonar una quinta parte de lo que debería. A todo esto, hay que sumar el malestar que se genera entre la mayoría de los vendedores que cumplen al producirse esa falta de control, agudizada porque no se señalan los mercados y cuando falla un puesto se genera lío”.

La Ley se aprobó en 2014 y daba un año para la adaptación de las ordenanzas municipales pero “seguimos sin tener noticia de al menos un proyecto o interés por parte del equipo de Gobierno, por ello creemos prioritario ponerse a trabajar, contando con el colectivo como conocedor y sufridor de las deficiencias existentes, por nuestra parte insistiremos con una moción al próximo Pleno”.