La concejala Esther Nevado advierte de que esta medida tiene que adoptarse ya,  “porque llevamos 11 días de confinamiento y no sabemos ni qué ni cómo están comiendo estos niños y niñas”

Igualmente, considera que “grabar y visitar un día Mercamurcia, otro una empresa de comidas, otro el pabellón Cagigal con colchonetas en el suelo y otro a los vecinos que, muy generosamente, están elaborando mascarillas, no está solventado los problemas de los más vulnerables”

El Grupo Municipal Socialista considera que los 3.000 niños y niñas del municipio de Murcia no pueden esperar ni un día más a que se solucionen sus comidas después de una semana y media tras la suspensión de las clases.

“Llevamos 11 días de confinamiento y no sabemos ni qué ni cómo están comiendo estos menores. Este asunto tendría que haberse solucionado el primer día, como han hecho otros ayuntamientos de nuestro entorno”, explica la concejala socialista Esther Nevado, quien aclara que del total de esas becas de comedor, 2.100 dependen de la Comunidad y 900 del Ayuntamiento.

Además, afirma que “la premura y el momento nos obliga a tomar decisiones rápidas y, si el Consistorio tiene dificultades también tiene los recursos para solventar de forma prioritaria lo más urgente”.

“Si el alcalde Ballesta tiene que cortar el rodaje de sus videos durante un día, que lo haga y que ejerza su liderazgo para garantizar la comida de estos menores”, declara Nevado, quien apunta que en algunos municipios ya se han solucionado las comidas, en algunos casos, llevándolas a los domicilios de los beneficiarios a través de una empresa de catering, incluso los sábados y domingos, y esta podría ser una alternativa que podríamos adoptar en Murcia”.

“Desde el 16 de marzo estamos poniendo encima de la mesa la necesidad de abordar este problema. De hecho, fue una de las cuestiones que planteamos en el primer Comité de salud”, apunta Nevado, quien precisa que “desde el Grupo Socialista intentamos ser leales y apoyar todas las medidas que se pongan en marcha, pero claro, hay que ponerlas en marcha”.

Porque, añade la concejala, “grabar y visitar un día Mercamurcia, otro una empresa de comidas, otro el pabellón Cagigal con colchonetas en el suelo y otro a los vecinos de Santa Eulalia, quienes, muy generosamente, están elaborando mascarillas, no está solventado los problemas de los más vulnerables”.

Por tanto, para la concejala, el alcalde debe abandonar “al menos durante el confinamiento el paseo y las visitas con video, tiene que dar ejemplo y desde su despacho o su casa tomar las decisiones urgentes porque “siempre, en situaciones de crisis, los más perjudicados son quienes menos recursos tienen y son estas personas en quienes primero debemos pensar desde las administraciones, no puede ser que en una situación puntual de emergencia o alarma por el motivo que sea, no se priorice a quienes viven en una emergencia continua”.