La concejala Esther Nevado propone que se refuerce la plantilla de Servicios Sociales porque los trabajadores están desbordados al asumir una población de 12.000 usuarios cada uno, también plantea un Plan de Subvenciones para evitar duplicidades y becas de 100€ mensuales para menores de 0 a 3 años

El Grupo Municipal Socialista es consciente de que uno de los principales estragos de la crisis derivada del COVID-19 va a tener el foco en la población más vulnerable. Por ello, es “inaplazable adoptar medidas que empiezan ya a prevenir esta indeseable situación, ya que debemos recordar que partíamos antes de la pandemia de una tasa de riesgo de pobreza del 27% y es predecible que no iremos a mejor sobre todo si no hacemos nada desde la administración más cercana al ciudadano como es nuestro Ayuntamiento”, apunta la concejala socialista Esther Nevado.

Declaraciones de Esther Nevado

Al respecto, advierte que “solo por este motivo trabajamos en un plan de reactivación socioeconómica con medidas concretas para poner en marcha ya, pero para ello es necesaria la voluntad del PP que lleva dos semanas sin celebrar Junta de Gobierno, órgano donde se toman las decisiones, sin abonar la deuda, cada día mayor, de las becas comedor y con todo en suspenso”.

“Estos momentos reclaman un plan consensuado para garantizar la salida de esta crisis y que nadie quede atrás”, afirma Nevado.

Para empezar, según la concejala, “es necesario un paquete público de ayudas municipales de emergencia COVID-19, dotado con 5 millones de euros, para todas aquellas personas que necesiten ayuda inmediata, priorizando el reparto de alimentos”.

Por supuesto, también garantizar que las personas en riesgo de vulnerabilidad, cuenten con un escudo social que las proteja para no caer en el abismo y para poder salir en caso de que eso ocurra. Por tanto, “necesitamos más personal y más recursos, algo que hemos llevado a moción en abril y mayo, porque las trabajadoras sociales atienden a una ratio de 12.000 usuarios cuando lo recomendado por el Consejo General del Trabajo Social de España es de 3.000, lo que da una idea clara y precisa de la presión que soportan y cómo esto afecta negativamente a su trabajo, aunque no quieran”.

Asimismo, es perentorio contar con un Plan Estratégico de Subvenciones para evitar duplicidades y ser más eficientes y eficaces. “Los principales efectos de este Plan es asegurar proyectos, por ejemplo, los de Jesús Abandonado o Banco de Alimentos del Segura, ya que detrás de estas asociaciones existen no solo un elevado número de usuarios sino que también trabajadores que dependen de esta financiación pública”.

Además, puntualiza que “es inapelable mantener una coordinación real y continua con las asociaciones porque cuentan con mayor flexibilidad y capacidad de reacción y son capaces de identificar de un modo más rápido a las personas en situación de necesidad social. Son las que están proporcionando alimentos a las familias que están esperando que les llegue la beca comedor y las que trabajan con el procedimiento de “endoso”, por el cual, adelantan el importe de las ayudas municipales a las personas que lo necesitan, minimizando así el impacto que supone el retraso en el pago por parte de la administración”. Por tanto, Nevado añade que “son absolutamente necesarias”.

Igualmente, advierte de que “hemos constatado que desde el Ayuntamiento no se ha prestado un especial interés en este aspecto, por eso planteamos la necesidad de subvencionar con 100 euros por alumno al mes a los niños y niñas de 0 a 3 años. Está muy bien que una farmacia done a una hermandad religiosa pañales o que una organización organice una olla solidaria pero desde la iniciativa pública se deben garantizar la cobertura a los niños. Nuestro Ayuntamiento no puede apostarlo todo a la caridad”.

Otra de las medidas defendidas es un Plan de Conciliación para que las familias puedan compaginar su vida laboral y personal.