Son la generación mejor preparada, no pueden estar castigados con cada crisis. Murcia necesita un plan municipal juvenil que frene la incertidumbre a la que los jóvenes se enfrentan ante la crisis del Covid-19” Carmen Frucutoso, concejala socialista

En estas circunstancias extraordinarias provocadas por la crisis del Covid19, los problemas de los jóvenes vuelven a estar en un cruce de incertidumbres. “La situación es distinta a la de hace unos meses y esto nos debe obligar a una reorientación de los recursos y presupuestos de el Ayuntamiento de Murcia”, explica Carmen Fructuoso.

“Los problemas de los jóvenes murcianos han cambiado y en muchos casos, aumentado. El aumento del paro, la formación online para la que es preciso el acceso a una buena conexión a internet y dispositivos informáticos adecuados, la imposibilidad al acceso a la universidad para aquellas familias con menos recursos… Estas son las realidades a las que se enfrentan los jóvenes ahora y que el Ayuntamiento de Murcia debe atajar en las políticas de juventud”, explica Carmen Fructuoso, la concejala socialista.

“Esta generación se ha visto afectada por dos grandes recesiones en el transcurso de una década, algo sin precedentes. La gran recesión de 2008, la crisis del coronavirus y la recesión económica de la covid-19. Debemos estudiar este nuevo contexto social y económico para que nuestras acciones y prioridades estén dirigidas en la dirección correcta, ¿de qué servirían si no?”, cuestiona Fructuoso.

“Nuestros jóvenes nos necesitan y esperan que aportemos soluciones a sus problemas ya que somos la administración más cercana a ellos. Por este motivo, llevamos al próximo pleno una moción en la que planteamos el desarrollo de un plan joven que garantice que las consecuencias de esta crisis no las va a pagar la misma generación una y otra vez”, informa la edil. “Son la generación mejor preparada, no pueden estar castigados con cada crisis, sin oportunidades, ni futuro cerca de los suyos”, apunta Fructuoso.

“Para realizar el plan de juventud, proponemos que se ponga en marcha lo antes posible una primera mesa de juventud compuesta por todos los grupos políticos y técnicos municipales. En esta mesa se elaborará el borrador del plan de juventud. Una vez elaborado, se deben convocar a las asociaciones y colectivos juveniles para que, como conocedores directos de los problemas de los jóvenes, puedan aportar, modificar y enriquecer dicho borrador”, expone Fructuoso.