Los vecinos de nuestras pedanías vuelven a ser víctimas de la mala gestión de Ballesta. Si hubiera cumplido su palabra, los centros municipales estarían abiertos hace un mes y jamás habríamos llegado a estos niveles de colapso”, critica el concejal socialista Enrique Lorca

Los edificios de las pedanías donde están ubicados los servicios municipales siguen cerrados a día de hoy, a pesar de que el Ayuntamiento de Murcia prometió que el 1 de junio reabrirían sus puertas. “Puesto que en estos centros es donde se realizan gestiones administrativas para diversas ayudas municipales como el pago del alquiler de la vivienda, el registro, el empadronamiento o el Ingreso Mínimo Vital (IMV), todas las gestiones se están derivando a las oficinas del centro del municipio, colapsando así los servicios” explica Enrique Lorca, concejal socialista.

“Obligan a los ciudadanos de pedanías a desplazarse hasta unos edificios colapsados donde tienen que aguantar largas colas de espera y una cita previa que se está retrasando hasta 20 días, haciendo que en muchas ocasiones incluso les venzan los plazos de sus trámites. Una vez más, mientras Ballesta se dedica a anunciar toboganes en el Murcia Río y a dar paseos por sus jardines, son los vecinos y vecinas de nuestras pedanías los que terminan pagando las consecuencias de su mala gestión”, protesta Lorca.

A finales de mayo el Ayuntamiento de Murcia emitió una nota en la que “prometía adoptar en estos centros las medidas de seguridad necesarias para que entre el 1 y el 8 de junio pudieran estar en funcionamiento de nuevo, pero estamos a 3 de julio y seguimos sin noticias”, denuncia el edil. “Ya en ese momento mostramos en nota de prensa nuestras dudas porque nos parecía difícil adoptar todas las medidas necesarias en tan poco tiempo. Sin embargo , ahora sí han tenido tiempo suficiente para elaborar los protocolos de seguridad y garantizar el control de acceso en las condiciones de seguridad pertinentes tanto para los ciudadanos como para los funcionarios que allí trabajan y que por cierto están sacando adelante un trabajo encomiable estos meses.” aplaude el edil. “Los funcionarios están preparados para atender a los ciudadanos, quien no está haciendo sus deberes es José Ballesta y el concejal Marco Antonio Fernández, que recordemos que no solo es el encargado de barrios y pedanías, sino también el de personal, salud laboral y riesgos laborales, por razón triple debería haberse echo cargo de la situación”, apunta el edil socialista.

“No entendemos, por tanto, el retraso y las molestias que están ocasionando a los vecinos y vecinas de nuestras pedanías y del municipio en general. Es sencillamente una cuestión de prioridades y al parecer a Ballesta le parece más prioritario que los ciudadanos tengan un tobogán a que puedan acudir a sus asistentes sociales”, reprocha el concejal.

Lorca ha recordado que en “los centros municipales de pedanías se ubican servicios muy importantes para los vecinos. La alcaldía, los servicios de atención al ciudadano y en muchas ocasiones también los servicios sociales u otros que carecen de locales propios”. Siendo esto así, “entendemos estos retrasos como un desprecio a las pedanías en los momentos en los que más necesitan a su Ayuntamiento”, lamenta Enrique Lorca. “Esperamos que en los próximos días Ballesta y Fernández revisen su hoja de ruta y empiecen a priorizar teniendo en cuenta las necesidades de sus ciudadanos y ciudadanas en lugar del sitio donde quedará más bonita la foto”, concluye el edil.