El concejal Enrique Lorca presenta al próximo Pleno una moción para que ningún niño o niña del municipio se quede fuera de un club deportivo porque su familia no pueda pagarlo

El Grupo Municipal Socialista advierte de que la pandemia probablemente va a dejar un panorama económico que va a incrementar el riesgo de exclusión social para muchas familias del municipio. Por ello, insiste en que el Ayuntamiento, como administración más cercana a las personas, debe poner todos sus recursos para que “podamos atravesar esta etapa con el menor número de afectados posible, evitando en la medida de lo posible que nadie quede atrás”, explica el concejal socialista Enrique Lorca, quien pensando en los niños y jóvenes de entre 8 y 17 años, propone que se convoquen ayudas para que puedan abonar los clubs, equipos o escuelas deportivas de base si sus familias se encuentran en apuros económicos.

“No podemos permitirnos que el colectivo más joven de nuestra sociedad sufra las consecuencias de una crisis sobrevenida que ni entienden ni pueden resolver, por ello que sigan con su rutina y con su práctica deportiva es la mejor forma de que vivan este momento sin ser víctimas del mismo”, apunta el edil, quien llevará al próximo Pleno una moción en este sentido.

Al respecto, afirma que “si bien antes de la pandemia el coste de las actividades deportivas podía ejercer un efecto de exclusión para personas con menos recursos, tras la crisis del COVID-19 el número de afectados por esta situación aumentará previsiblemente por la situación económica a la que se verán abocadas muchas familias. Ahora más que nunca es fundamental que pongamos todos los medios a nuestro alcance para que ningún menor del municipio de Murcia tenga que abandonar la actividad deportiva por la posición económica que tenga el entorno familiar en el que vive”.

Por este motivo, desde el Grupo Municipal Socialista creemos que es necesario que el Ayuntamiento de Murcia elabore unas bases, dote económicamente, ponga en marcha y convoque anualmente una serie de ayudas económicas para niñas y niños y jóvenes de 8 hasta 17 años (ambos inclusive), que se encuentren en una situación socioeconómica desfavorable, para facilitar la práctica deportiva fuera del horario escolar, en el ámbito de las entidades deportivas de base.

Esta iniciativa pretende ayudar a integrar a los menores en la práctica normalizada deportiva fuera del horario escolar en las entidades deportivas de base y que la situación económica que puedan estar pasando sus familias no sea un motivo de exclusión en el desarrollo del niño o niña.

Lorca concluye que “no es necesario que desgranemos los muchos beneficios que para toda la sociedad, en concreto para la más joven, tiene la práctica deportiva, porque es de sobra conocida. Por esto, está en nuestras manos, las del Ayuntamiento, evitar que un niño o niña se quede sin su escuela deportiva porque su familia no pueda pagarla”.