La concejala Carmen Fructuoso propone al Pleno que se mantengan los precios para asignaturas suspensas y, “mientras no se solvente esta situación y puesto que aún no tenemos presupuestos municipales, se dote una partida para que estos estudiantes puedan hacer frente al pago de las mismas

El Grupo Municipal Socialista va a defender en el próximo Pleno una moción en la que solicita que los estudiantes universitarios con menos recursos económicos o que procedan de contextos sociales más desfavorables no sean “sancionados” por segunda matrícula, “sobre todo porque esta circunstancia es muy posible que tenga su origen en la suspensión de las clases presenciales por la pandemia”, señala la concejala socialista Carmen Fructuoso.

Al respecto, apunta que “hay estudiantes universitarios a los que a pesar de haberles costado un gran esfuerzo adaptarse a esta nueva situación, lo han podido hacer ya que han contado con la suficiente solvencia económica, con una estructura familiar sólida o con los medios y recursos necesarios para el seguimiento de la formación online. Sin embargo, otros muchos estudiantes no han tenido esta misma red de apoyo y condiciones por lo que les ha resultado mucho más difícil adaptarse a este nuevo contexto”, por ello, la iniciativa de la concejala tiene como intención no dejar a ningún universitario atrás por cuestiones económicas.

Igualmente, considera que “los estudiantes necesitan una tabla de salvación a la que aferrarse en esta situación de crisis extraordinaria sin precedentes y sobre todo porque se presenta un futuro muy incierto para ellos ya que no saben cómo y cuándo podrán finalizar sus estudios universitarios y conseguir así sus propósitos de futuro”. Por tanto, como Ayuntamiento de Murcia, administración más cercana a la ciudadanía, “tenemos la obligación de proteger a los estudiantes independientemente de lo que nos indiquen los datos porque esa es la filosofía de la universidad pública que queremos y tenemos que defender todos”.

Recuerda que el Gobierno de España ha eliminado el sistema de horquillas que tanto ha impactado sobre la estructura de precios universitarios, modificando, a través del Real Decreto-Ley aprobado para dotar de medidas de apoyo al sector cultural por la situación derivada del COVID-19, la Ley Orgánica 6/2001 de Universidades.

“Dicha modificación permite a las comunidades autónomas que prestan servicios universitarios ampliar el rango de precios de las matrículas de modo que los y las estudiantes puedan acceder al sistema universitario con precios acordes al nivel adquisitivo familiar en el que se encuentran”, afirma Fructuoso, quien añade que “así garantizaremos un sistema progresivo, justo, equitativo y propio de un país donde se prima la educación pública”.

Sin embargo, reconoce, “esta fórmula queda en manos de la gestión autonómica y depende de la voluntad política de cada gobierno, en este caso del de la Región de Murcia para que se lleve a cabo”.

“Es responsabilidad del Gobierno Regional y del Ayuntamiento de Murcia garantizar el acceso y la continuidad de los estudios universitarios para que ningún joven se vea en la obligación de abandonar sus estudios por no hacer frente al pago de las segundas matrículas que se les está exigiendo en estos momentos y no como se les prometió que no se iban a penalizar los suspensos del segundo cuatrimestre del curso 2019/2020”, apostilla la concejala.

Por todo ello, propone al Pleno instar al Gobierno regional que modifique la orden de precios públicos con el fin de mantener el coste para asignaturas suspendidas durante el segundo cuatrimestre del curso 2019/2020 y también solicita que, “mientras no se solvente esta situación y puesto que aún no tenemos presupuestos municipales, se dote una partida económica para que los estudiantes del municipio de Murcia con menos recursos puedan hacer frente al pago de la segundas matriculas universitarias”.