El Grupo Municipal afirma que todavía es peor que el informe, presentado por Mario Gómez, advierta de que este tipo de proceder se pueda extender a otras áreas municipales

El Grupo Municipal Socialista considera “un hecho gravísimo” esa supuesta práctica anómala en la contratación que ha puesto en evidencia el primer teniente de alcalde, Mario Gómez, según la cual se habría incurrido en “procedimientos irregulares” en el Ayuntamiento de Murcia, como él mismo explica en el informe que ha remitido a todos los grupos políticos municipales y que será estudiado en la próxima Comisión Especial de Vigilancia de la Contratación.

Para el Grupo Socialista, esta sospecha, “cada vez más extendida”, tiene que ser investigada rigurosamente para llegar al fondo y, sobre todo, “para despejar cualquier mínima duda acerca de la honorabilidad del Ayuntamiento de Murcia, que administra la convivencia de una población de casi medio millón de personas”.

Los socialistas consideran que este informe, a falta de ser corroborado por una investigación profunda, ya tiene ciertas garantías al venir de la mano del primer teniente de alcalde y máximo responsible de la contratación municipal, por lo que “nosotros, como principal grupo de la oposición, vamos a empeñarnos en que todo quede suficientemente aclarado y en que se depuren las responsabilidades derivadas”. Así, se manifestarán los integrantes socialistas de la Comisión de Vigilancia de la Contratación.

No obstante, “si ya nos resulta extremadamente grave la forma de proceder con los contratos menores, nos resulta más peligroso que Gómez advierta de que es posible que este tipo de modus operandi se pueda extender a otras áreas municipales”.

Asimismo, el Grupo Socialista recuerda que hay informes de la Intervención municipal que también han puesto en entredicho algunas tramitaciones y que en la Junta de Gobierno del 31 de julio el primer teniente de alcalde solicitó el cese del Jefe de Servicios Generales por todas estas supuestas irregularidades y que se negaba a firmar los expedientes tramitados desde este servicio hasta que se designara un sustituto, e incluso solicitaba que asumiera la responsabilidad el concejal de Seguridad Ciudadana o el propio alcalde, como ha ocurrido en otras ocasiones.