El concejal del Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Murcia, Ginés Ruiz, pide al equipo de Gobierno que exija a la Consejería de Educación que anule el contrato a la empresa que hace los menús de los centros Vicente Medina, de Sangonera la Seca; los de La Paz y Gloria Fuertes, de El Palmar; y el Antonio Delgado Dorrego, de Sangonera la Verde 

“Esta empresa, además de no pagar a sus trabajadores, está riéndose de las familias y poniendo en riesgo la salud de los niños y niñas de estos colegios, con menús que son escasos, en los que faltan piezas de fruta y que no cumplen con los mínimos de calidad”

El concejal del Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Murcia, Ginés Ruiz, ha apuntado que cada minuto que pasa sin que el alcalde salga en defensa de sus vecinos, el PP de Ballesta es cómplice de la mala alimentación en los comedores de los colegios públicos de Murcia.

Ruiz ha pedido al equipo de Gobierno que exija a la Consejería de Educación que anule el contrato a la empresa que hace los menús de los centros Vicente Medina, de Sangonera la Seca; los de La Paz y Gloria Fuertes, de El Palmar; y el Antonio Delgado Dorrego, de Sangonera la Verde, tras comprobarse que el servicio que prestan es completamente nefasto. 

“Esta empresa, además de no pagar a sus trabajadores, está lucrándose a costa de la salud de los niños y niñas de estos colegios, con menús que son escasos, en los que faltan piezas de fruta y que no cumplen con los mínimos de calidad”, ha asegurado.

El concejal del PSOE ha recordado que esta empresa ya fue sancionada por la Consejería de Educación el pasado mes de septiembre por las quejas de los directores de algunos colegios y los incumplimientos reiterados dentro del servicio que prestaban.

“Aun así, lo incomprensible es que la misma empresa vuelve a aparecer en los concursos de la Consejería para el servicio de menús y que, en septiembre, cuando se sabía perfectamente que este problema existía, pasaron de estar en 28 centros a estar en 120 por toda la Región. Mientras, Ballesta y su concejala de Educación, como ya pasó con el transporte escolar durante todo un trimestre, miran hacia otro lado para no molestar al PP regional, siendo cómplices de esta infamia; un abandono total de su obligación de defensa de los vecinos y vecinas de este municipio, que contrasta con la belicosidad con que se muestran a diario con el Gobierno de España. Su obligación es exigir lo mejor para sus vecinos y vecinas, sobre todo para los más vulnerables, también cuando eso supone enfrentarse al gobierno regional, de su propio partido”, ha finalizado.